257. La estructura perversa y los rasgos de perversión.

La estructura perversa tiene como paradigma al sujeto fetichista, aquel que necesita de un objeto fetiche -unas medias rotas, unos zapatos rojos, un liguero, unas trenzas, un lunar en el seno, etc.-, para alcanzar la satisfacción sexual. Lo que fundamentalmente caracteriza al sujeto con una estructura perversa es que él tiene una certeza sobre su goce, es decir que él sabe muy bien cómo, dónde y con quien alcanzar la satisfacción sexual. Un verdadero perverso es un sujeto que “ya sabe todo lo que hay que saber sobre el goce” (Miller, 1997, p. 27).

La estructura perversa abarca también a las denominadas desviaciones de la conducta sexual, como por ejemplo, la pederastia o pedofilia, la necrofilia, la zoofilia, la gerontofilia, como también el sadismo, el masoquismo, el voyeurismo, el exhibicionismo, etc., conductas estas que en la psiquiatría contemporánea se denominan parafilias.

Con respecto a la estructura perversa y al concepto de perversión en el psicoanálisis, hay que aclarar que es lo uno y qué es lo otro. Es decir que en el discurso psicoanalítico, la palabra «perversión» tiene dos acepciones: una de ellas hace referencia a la estructura clínica o psíquica de un sujeto, y la otra a la sexualidad humana, la cual tiene, a su vez, un carácter perverso; toda la sexualidad humana, esa que denominamos “normal”, también contiene toda una serie de comportamientos de carácter perverso; se denominan en el argot psicoanalítico «rasgos perversos» o «rasgos de perversión». Con Freud la perversión como concepto alude a la alteración del supuesto objeto normal de la sexualidad -el sexo opuesto-, y la alteración de la supuesta meta normal de la sexualidad -el coito-.

Es muy distinto, pues, que un sujeto sea un verdadero perverso, a que un sujeto neurótico tenga en su sexualidad un rasgo de perversión. Es muy importante tener claro todo lo relacionado con la sexualidad humana, ya que, en principio, se podría decir que cada una de las estructuras clínicas -la neurosis, la psicosis y la perversión-, son formas de organizar la sexualidad, o si se quiere, son respuestas a la forma como se estructura la sexualidad en el sujeto. También se podría decir que son formas de respuesta a la historia sexual infantil del sujeto, historia que se desenvuelve en lo que Freud denominó «el complejo de Edipo» y su núcleo central: el «complejo de castración».

Acerca de Hernando Bernal

Hay un Hernando humorista, don juan, satán, tierno, charlatán, malicioso, displicente, generoso, vanidoso, amoroso, burlón, aullador, seductor, apasionado, cínico, gozón, tortuoso, sublime, puntilloso, profundo, cautivador, caprichoso, necio, amistoso, imprudente, voyeur, parrandista, goloso, simplón, afectuoso, irónico, cordial, sarcástico, expresivo, mimoso, tentador, hechicero y mordaz. Ver todas las entradas de Hernando Bernal

25 responses to “257. La estructura perversa y los rasgos de perversión.

  • PAULA MÁRQUEZ

    Me gusto la explicación. Gracias

  • Bernardo Ochoa Ramírez

    Desde la diferencia con el animal, la meta no sería la reproducción? Aunque el coito en un animal igual, igual puede no llevar a la reproducción por causas organicas que lo impidan. En el animal opera el instinto de supervivencia, lo que ya no, en el hombre. El coito puede incluirse en la perversion, si este se realiza de manera violenta ? Si la respuesta es positiva, el coito deja de ser la supuesta meta y nos limitamos a la reproduccion, pues habría que explicitar el tipo de coito.

    Gracias

  • richmza

    Me encantó la entrada, quedé completamente hechizado!

  • PSIC. JORGE ARTURO R.R.

    TU TRABAJO ES MUY POBRE, SE ME HACE MUY SUPERFICIAL Y LA DIFERENCIA DE OTRAS ESTRUCURAS ES Q EL PERVERSO LO LLEVA ACABO, ES DECIR , TODO ES POSIBLE, ES Q LEER J. LACAN Y S. FREUD.

    • Hernando Bernal

      Psic. Jorge, lo único que entiendo de su comentario es que mi trabajo “es muy pobre y superficial”. Lamento mucho que así lo considere. Me encantaría conocer su trabajo, que supongo debe ser “rico y profundo”.

      • Karina

        Si que el Pisc. Jorge nos “ilustre”
        En lo personal… la publicación me pareció interesante y claro un buen material para hacer más investigación de definiciones y conceptos… no todo debe ser “peladito y en la boca”

        Gracias por la información.

  • sebastian barrera peña

    la comprension de la sexualidad, o de esas dos intancias sexuales fundamentales, como son el objeto “el sexo opuesto” y la meta “el coito”, tendrian que ser vistas y explicadas, primero por una persona que no sea neurotica, ni psicotica ni perversa, me refiero a una persona autorrealizada y con una objetividad muy clara de la sexualidad, sin ningun tipo de egoismo o de particularidad que simplemente busque la verdad, la realidad real de las cosas. debido a que tambien puede llegar a comprender la vision sexual desde todos los aspectos, neurotico, psicotico y perverso. Cerrarse solo a un camino es evitar expandir el conocimiento y la teoria freudiana y lacaniana tienen mas cosas para decir que lo que simplemente esta en lo libros.

  • Hernando Bernal

    Sebastián, no existe ninguna persona que no sea neurótica, o psicótica o perversa: está en los libros!

  • sebastian barrera peña

    profe Bernal, en los mismos libros he podido encontrar personas que si estan fuera de esos parametros, y dan las explicaciones claras y concretas de como lograrlo, tambien se afirma que es posible para cualquier ser humano, solo que como todo es un camino arduo y complejo; yo respeto su posicion pero yo si creo rotundamente que esa posibilidad psicologica existe y está esperando por ser utilizada, la posibilidad de ir mas alla de la neurosis, psicosis y perversidad. quizas eso sea el despertar del hombre o como se quiera llamar, igual es lo mismo.

    • Andrés David

      No existe nada más allá del lenguaje… La definición de sujeto hace alusión precisamente a la sujección del ser a una Ley, a un símbolo. No es posible salir del lenguaje, del símbolo, mismo que posibilita la estructuración del sujeto, es decir, la articulación de los registros que configuran su existencia (rsi) en torno a un símbolo primordial (el falo). La característica de cualquiera de las tres estructuras no radica en la sintonmatología sino en el posicionamiento ante la ley. De ahí que se consideren tres mecanismos fundantes (represión, renegación y forclusión) Asmumirnos fuera de cualquier tipo de posición fuera de la ley es sencillamente imposible, ya que la estructuración del sujeto (aún del sujeto psicótico) depende de eso. El psicoanálisis lacaniano es, en última instancia, la única posibilidad del sujeto para reconocer esa Ley de un modo consciente. Un cordial saludo.

  • John franco

    Hola, me gustaria plantear cual es la relacion de los rasgos de perversion en la neurosis con el concepto de fantasma de Lacan, espero tu respuesta

  • Andrea

    A mi me parece que pensar las estructuras con respecto a la ley puede llevar a confusiones.. creo entender que la perversión no se define por su mecanismo defensivo prevalente (la renegación) ya que no es propio ni exclusivo de los sujetos perversos. Si bien breve, el escrito aporta y sirve para seguir pensando y profundizando … gracias

  • galo

    Hola muy interesante su resumen.

    Si me ayuda por favor sobre cuales serian los destinos de la perversión

    Gracias

    • Hernando Bernal

      Galo, Freu tiene un texto denominado destinos de pulsión. ¿En qué estás pensando al hablar de “destinos de la perversión”?

      • galo

        Hola muchas gracias por tu pronta respuesta la interrogante es: cuales son los tres destinos de lo perverso según freud saludos…

      • Hernando Bernal

        Galo, no los conozco. La perversión es la alteración del supuesto objeto y meta considerados normales de la sexualidad humana: el coito y el sexo opuesto; así pues, hay perversiones que alteran el objeto (paidofilia, zoofilia, gerontofilia, etc.) y otras que alteran la meta (sadismo, masoquismo, voyerismo, etc.)

      • galo

        Ok estimado Hernando mil gracias por tu preocupación y respuesta a continuación incluyo un parrafo de Freud en donde me dicen encontrar la respuesta comparto contigo y por favor me interesaría tu valioso aporte.

        “Las fantasías de los perversos, claramente conscientes, y que, en circunstancias favorables, pueden transformarse en actos; los temores delirantes de los paranoicos, proyectados en sentido hostil sobre otras personas; y las fantasías inconscientes de los histéricos, descubiertas detrás de sus síntomas por el psicoanálisis, coinciden en su contenido hasta en los detalles aislados (…) La pulsión sexual de los psiconeuróticos muestra toda las aberraciones que hemos estudiado como desviaciones de la vida sexual normal y manifestaciones de una vida sexual patológica.”

        Este catálogo de aberraciones fantaseadas por los neuróticos, recordémoslo, está constituido por deseos homosexuales, deseos de extralimitaciones anatómicas en las que una zona erógena (oral, anal, etc.) sustituye a los genitales, deseos exhibicionistas o “voyeuristas”, deseos sádicos o masoquistas, etc.

        Ahora bien, si se tienen en cuenta estos datos proporcionados por la experiencia psicoanalítica, resulta que el número de sujetos “perversos” aumenta considerablemente, hasta abarcar… ¡a toda la humanidad!

        En efecto, “No es sólo que los neuróticos constituyan una numerosa clase humana; es también que la neurosis, con todas sus formas, constituye una serie que conduce hasta el tipo normal, circunstancia que ha permitido a Moebius afirmar muy justificadamente que todos somos algo histéricos. En consecuencia, la extraordinaria difusión de las perversiones nos impone la hipótesis de que tampoco la disposición a las mismas es una excepción, sino que forma parte de la constitución considerada como normal (…) En las perversiones existe, desde luego, algo congénito, pero algo que es congénito en todos los hombres, constituyendo una disposición general (…) Se trata de raíces innatas de la pulsión sexual, que, en una serie de casos, se desarrollan hasta constituirse en verdaderos substratos de la actividad sexual (perversión) y otras veces experimentan una represión insuficiente y, dando un rodeo, se apoderan, como síntomas patológicos, de una gran parte de la energía sexual, mientras que en los casos más favorables, entre ambos extremos hacen surgir, por una limitación efectiva y una elaboración determinada, la vida sexual normal.”

      • galo

        Muchas gracias estimado Hermando, muy interesante los contenidos, de verdad.

        Saludos…

      • galo

        Hola hermano que gusto , por favor y si me orientas sobre esta interrogante:-¿De qué manera se plasma en el caso Aimée el siguiente mandato: “ser la mujer que le falta a los hombres”?

        gracias…

  • Mariana

    Pregunta: Es sano que en el acto sexual, un hombre y una mujer gocen creyendo que el es el papa y ella la nena chiquita? Teniendo también en cuenta que el le lleva 20 años a ella, eso es peeversion de los dos? O es un tipo de goce de pareja? Muchas gracias me gusta mucho este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: