179. Biología, psicología y psicoanálisis.

Algunos discursos prohíben la enseñanza del psicoanálisis en la universidad, pero esto es pedirle a los psicoanalistas que lo confisquen, lo que tiene como consecuencia un empobrecimiento del discurso universitario. El saber del psicoanálisis tiene como especificidad el hecho de que solo se extrae a partir de una cura, de un tratamiento analítico. Así ha sido desde el principio. Es deber del psicoanalista confrontar este saber con otros saberes, y la universidad es un buen espacio para hacerlo.

La psicología llamada científica (clínica) no está al nivel de otros sectores de la ciencia. Además ella es una disciplina joven. A las ciencias se las ha dividido, a partir de los griegos, entre ciencias de la naturaleza y ciencias de la cultura, o si se quiere, en ciencias humanas y ciencias naturales. El modelo de la psicología es la física. Pero adoptando el modelo físico se ha adoptado un doble prejuicio: primero, que el hombre se agota en lo natural -es sólo organismo-, y segundo, que todo es reducido a la demostración (matemática). La psicología debió haber adoptado procedimientos propios y un modelo ajustado a sus propósitos y así no quedar condenada a esa dependencia con el modelo de la biología.

El prejuicio biológico de la psicología la ha llevado, por ejemplo, a pensar el autismo como una enfermedad de origen biológico. Los neuropsicólogos y neuropsiquiatras no han dejado ni un centímetro de la materia gris fuera de sospecha. El cerebro del autista está catalogado con el nombre de lesiones, pero dichas lesiones no se ven. Hay una invisibilidad en el autista de las lesiones, lesión además que no deja huella y que termina llamándose disfunción, daño cerebral menor, etc. Los neuro-behabioristas tienen a un grupo de neuronas incriminables comprometidas en una lesión sin huella. Lo mismo sucede con el Trastorno de Atención con Hiperactividad: no responde a ninguna lesión en el cerebro, y lo dice el mismo DSM.

El mismo prejuicio biológico de la psicología -neuropsicología- ha llevado a establecer que el origen de la homosexualidad es un gen de la madre, un «gen gay»; igual para la esquizofrenia: un «gen loco», y así para un buen número de patologías del sujeto. Pero si se revisan objetivamente los procedimientos para establecer dichos resultados que se denominan “científicos”, se encontrarán grandes fallas en el método y en los procedimientos, y aún así, dichos resultados nunca aparecen como definitivos, como certezas. El psicoanálisis pone en evidencia que hay una inadecuación de la biología para dar cuenta del sujeto humano. Los modelos biológicos no son sino una ficción sobre el origen de lo humano; el origen del sujeto hay que situarlo a otro nivel: el nivel de lo simbólico, del lenguaje.

Anuncios

Acerca de Hernando Bernal

Hay un Hernando humorista, don juan, satán, tierno, charlatán, malicioso, displicente, generoso, vanidoso, amoroso, burlón, aullador, seductor, apasionado, cínico, gozón, tortuoso, sublime, puntilloso, profundo, cautivador, caprichoso, necio, amistoso, imprudente, voyeur, parrandista, goloso, simplón, afectuoso, irónico, cordial, sarcástico, expresivo, mimoso, tentador, hechicero y mordaz. Ver todas las entradas de Hernando Bernal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: