100. Las mujeres han cambiado.

Las mujeres ya no son lo que eran. Ha cambiado la manera de concebirlas, lo que seguramente ha tenido efectos en sus deseos y su goce sexual. En otras palabras, la manera como se percibe a las mujeres contemporáneamente es diferente a la de hace cincuenta años, y esa nueva forma de verlas es seguro que ha tenido algún efecto en ellas, lo que se ha de reflejar en las nuevas cosas en las que participan, al igual que en la manera como viven hoy su sexualidad.

La sociedad cambia y las mujeres con ella. Uno de los cambios que les concierne es el observado en el matrimonio. Éste ya no tiene la durabilidad que tenía y su estatuto no es el mismo de antes. Si el matrimonio cambia, la familia también se transforma, lo que a su vez repercutirá en el psiquismo de los hijos. Ahora se habla de familia «mono-parental», es decir, la constituida por uno solo de los cónyuges más sus hijos, familia resultado de la desintegración de los vínculos que los esposos establecen en el matrimonio.

Otro de los cambios que afecta a las mujeres, es la caída de los ideales que había alrededor de la pareja sexual. Las imágenes y símbolos de la mujer ya no son los mismos. Anteriormente se sabía con alguna certeza quien era la mujer y el varón ideales. Ahora hay la duda de si la persona que se tiene enfrente es una mujer o un hombre, porque resulta que hay mujeres que parecen hombres y hombres que aparentan ser mujeres.

Por último, otro de los cambios que afectan a las mujeres, es la forma de acceder actualmente a un goce sexual. Ha habido un efecto de «legitimación del sexo» en la mujer; ahora ellas tienen derecho a acceder al goce sexual al igual que los hombres. Anteriormente las mujeres eran educadas para llegar vírgenes al matrimonio; ahora los hombres se quejan de lo adelantadas que son ellas en su comportamiento sexual. Casi han añadido a la lista de los «derechos humanos» el derecho al goce sexual. ¿Cuáles son entonces los efectos de estos cambios sobre las mujeres? Por ahora, esta es una invitación, no sólo a las mujeres, sino también a los hombres, a pensar en ello.

Acerca de Hernando Bernal

Hay un Hernando humorista, don juan, satán, tierno, charlatán, malicioso, displicente, generoso, vanidoso, amoroso, burlón, aullador, seductor, apasionado, cínico, gozón, tortuoso, sublime, puntilloso, profundo, cautivador, caprichoso, necio, amistoso, imprudente, voyeur, parrandista, goloso, simplón, afectuoso, irónico, cordial, sarcástico, expresivo, mimoso, tentador, hechicero y mordaz. Ver todas las entradas de Hernando Bernal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: