77. Modelos para adolescentes.

El adolescente es alguien que puede ser fácilmente influenciado por líderes y personalidades ideales, ya sean estas dañinas o no. El mundo de la imagen -cine, televisión, revistas, etc.- suele ofrecer modelos de identificación que van desde el sujeto “fuera de la ley”, hasta el ídolo sexual. El adolescente se vale de esos modelos para identificarse con ellos y así consolidar su personalidad, su “identidad”.

Si el sujeto necesita identificarse con otros, es porque no nace con una “identidad” asegurada. Cuando se nace, no se sabe quién se es: ni cómo se llama, ni quienes son sus padres, ni en dónde se vive o si es hombre o mujer, etc. Tener un órgano sexual masculino o femenino tampoco garantizan que ese sujeto vaya a ser un hombre o una mujer, es decir que el rasgo que serviría para determinar la identidad sexual de un individuo -su órgano sexual- tampoco garantiza que psicológicamente sea hombre o mujer. Tanto la “identidad” sexual como la forma de ser de un sujeto, son una conquista que él hace a partir del momento de su nacimiento, conquista que se logra con ayuda de la identificación. De hecho, el Yo de un sujeto es la suma de sus identificaciones en la vida.

Las primeras personas con las que se identifica un sujeto son, por supuesto, sus padres; esta es la razón para parecerse en muchas cosas a uno de ellos o a ambos. Si los padres son idealizados por sus hijos -porque los aman y respetan-, estos tendrán identificaciones sólidas con aquellos. Si así no sucede, en la adolescencia los hijos serán “presas” fáciles de ídolos con los que se identificarán y que pueden muy bien empujarlos a lo peor en la búsqueda de una “identidad”.

En la adolescencia los padres ya no son los héroes de la infancia, entonces el joven se empieza a fijar en otros modelos que le van a ayudar a conformar su personalidad. Y aquí es donde entra en juego la imagen de líderes y personalidades -el más bello, fuerte, “teso”, rico o poderoso; modelos, cantantes, actores, deportistas, políticos, etc.-, no importando si sus actos están dentro o fuera de la ley, los cuales los pueden influenciar y para mal.

Acerca de Hernando Bernal

Hay un Hernando humorista, don juan, satán, tierno, charlatán, malicioso, displicente, generoso, vanidoso, amoroso, burlón, aullador, seductor, apasionado, cínico, gozón, tortuoso, sublime, puntilloso, profundo, cautivador, caprichoso, necio, amistoso, imprudente, voyeur, parrandista, goloso, simplón, afectuoso, irónico, cordial, sarcástico, expresivo, mimoso, tentador, hechicero y mordaz. Ver todas las entradas de Hernando Bernal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: