68. Complejo de Edipo y familia.

El Complejo de Edipo, en el psicoanálisis, hace referencia a los afectos de amor que siente un niño por el padre de sexo opuesto y el odio y rivalidad hacia el padre del mismo sexo. Esto involucra también la forma como ese niño responde al hecho de ser el producto de una relación sexual. Todo ser humano lleva sobre sí la respuesta a esta pregunta fundamental que marca su historia como sujeto: ¿por qué un hombre (su padre) eligió como compañera sexual a una mujer (su madre) o viceversa?.

Dicha elección resulta en parte del azar y en parte está determinada por las leyes que rigen el parentesco y la elección de amor, leyes que dicen así: “hay que elegir a alguien que no pertenezca al clan familiar y, según el sexo, a una mujer diferente de la madre y a un hombre que no sea el padre”. La historia de esa elección es determinante del psiquismo de cualquier sujeto.

Para el psicoanálisis, el padre y la madre son funciones que pueden ser asumidas por cualquier sujeto. A grosso modo, la función de la madre tiene que ver con brindarle protección y alimento a su hijo, y la función del padre consiste en introducir un orden, una ley que regule esa relación que se establece entre la madre y el niño.

En el Complejo de Edipo, la palabra “complejo” no hace referencia, como se piensa, a estar acomplejado o a tener algún tipo de alteración, retraimiento o perturbación. Cuando alguien dice que una persona “sufre” del Complejo de Edipo, no está haciendo buen uso de dicho concepto, a menos que se esté refiriendo a que la mayoría de los seres humanos atraviesan por dicho Complejo.

Lo anterior quiere decir que la mayoría de los sujetos han tenido una familia, y con los miembros de esa familia han establecido lazos de amor y de odio; con los padres y hermanos se ha rivalizado, peleado, amado y sentido celos, y esta serie de sentimientos que se presentan allí son los que hacen “complejo” el Complejo de Edipo. Esta es la razón para llamarlo “complejo”: por la complejidad de los afectos y de las relaciones que se ponen en juego al interior de los lazos familiares.

Anuncios

Acerca de Hernando Bernal

Hay un Hernando humorista, don juan, satán, tierno, charlatán, malicioso, displicente, generoso, vanidoso, amoroso, burlón, aullador, seductor, apasionado, cínico, gozón, tortuoso, sublime, puntilloso, profundo, cautivador, caprichoso, necio, amistoso, imprudente, voyeur, parrandista, goloso, simplón, afectuoso, irónico, cordial, sarcástico, expresivo, mimoso, tentador, hechicero y mordaz. Ver todas las entradas de Hernando Bernal

2 responses to “68. Complejo de Edipo y familia.

  • LILIANA

    >Hola. En cuanto al complejo Complejo de Edipo queda claro su importancia y perpetuidad en la psiquis de cualquier individuo.. pero por tal.. no me queda tan claro, la afirmación sobre "para el psicoanalisis el padre y la madre son funciones que pueden ser asumidas por "cualquier" sujeto".La verdad, yo creo que no "cualquier" sujeto "debería poder" asumir tal función.. mira como andamos ??En mi blog hago la invitación constante a mis lectores de no haber asumido tal rol, se permitan un momento para si mismos mediante psicoterapia.. es que eso de ser padre y madre no es para "cualquieras "… Un saludo cordial.

  • ani burundarena

    Liliana querida,no es eso lo que esta queriendo decirse.Para darte una pista, el “cualquiera” alude aquí a las cuestion sanguínea.- ani

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: